Día de la Memoria, por la Verdad y Justicia

- 25 de marzo de 2014
Día de la Memoria, por la Verdad y Justicia

Bella Vista conmemoró el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia en un acto realizado en plaza Pedro Ferré, organizado por el Instituto de Formación Docente. “No tener historia es como mirarse en un espejo roto” y “los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”.

La conmemoración breve llevó la atención principal a las palabras alusivas pronunciadas por el docente, profesor Enrique Arrúa, no obstante el programa puso énfasis en la actuación de los alumnos de la carrera de Instrumentación Musical que entregó algunas obras de grandes autores de la música mundial.

Al referirse a la jornada que rememora los hechos acontecidos en el país a mediados de la década del ´70 cuando se impuso el gobierno militar mediante un golpe de Estado, Arrúa en un tramo de su discurso expresó “No cabe duda que los pueblos, igual que los individuos, necesitan elaborar sus experiencias traumáticas, encontrando en ellas elementos que les permitan proyectar y proyectarse en el porvenir, es por eso que necesitamos mantener presentes los resultados de nuestras experiencias.

Existe sin embargo, una diferencia importante entre el recuerdo individual y el recuerdo colectivo. La vida de los pueblos se extiende más allá que una generación. Nos alcanza desde el pasado y se prolonga indefinidamente hacia el futuro. Y cada generación, no sólo tiene derecho a recibir la experiencia acumulada tiempo atrás, sino que, además, está obligada a participar de la construcción colectiva de la memoria.

Sería una necedad negar la complacencia y adhesión de muchos sectores con el golpe militar de 1976. Sin la legitimidad de nuestra sociedad no podría ni haber empezado ni perdurado. Entonces, es de suma importancia reconocer el rol de la misma dentro de un Estado.

A quienes representó ese Estado militar? Si fue al conjunto de los argentinos, entonces ¿cual fue la participación de la ciudadanía?

Preguntas sin respuestas, pero que el rol de la sociedad fue clave para comprender que un Golpe de Estado ilegal posea legitimidad durante tantos años.

De igual forma, es imposible no reconocer la existencia y el accionar de grupos guerrilleros organizados, que sirvieron de excusa para que los militares se alzaran con el poder aquel 24 de marzo. Pero, pretender repartir en partes iguales los horrores de aquel tiempo, es una actitud simplista y engañosa”, dijo.

Y ya en la parte final, el conocido historiador bellavistense subrayó “Hoy nosotros debemos elegir y no hay dudas de que el camino de la verdad es el más difícil. Pero seguramente es el que dará mejores frutos porque, como dice aquella frase siempre vigente: “los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”.