Fiesta de la Virgen del Carmen en Bella Vista

- 17 de julio de 2014
Fiesta de la Virgen del Carmen en Bella Vista

La Virgen del Carmen, patrona de Bella Vista, fue honrada con diferentes actos sociales, artísticos y litúrgicos en un marco de regocijo y participación. En la tarde de este 16 de julio, la feligresía se congregó en las calles para participar de la solemne procesión y misa central concelebrada.

El programa oficial de las celebraciones patronales tuvo varios momentos significativos que fueron alentando la participación de los vecinos en los homenajes a la Virgen del Carmen. En la víspera con una reunión comunitaria en el Colegio Itatí para disfrutar de una cena show con la música de Amandayé. En la mañana de las patronales, con una cálida demostración de interés participativo por parte de los artesanos locales que colmaron la céntrica calle Corrientes, y hacia el mediodía con una vibrante caravana con la Virgen recorriendo algunos barrios cercanos a la parroquia.

Por la tarde se realizó la concentración masiva de los vecinos para protagonizar la procesión con la presencia de la visita de las comunidades religiosas de todo el Departamento para desembocar en la misa central concelebrada por los sacerdotes titulares de las 3 parroquias bellavistenses.

En su homilía, el titular de la parroquia del Carmen, Pbtro. Osvaldo Raimondo, hizo énfasis reflexionando sobre la alegría y dijo “Nuestra alegría está marcada por un suceso. Algo que nos pasa en este momento puntual, concreto. Pero no solo es entre nosotros sino en nosotros; en nuestro corazón. Haciendo la visita con nosotros. Y la visita con mayúsculos significa, lo que nos trae con ella: la felicidad. Para nosotros la felicidad es una persona, no es un acontecimiento, un rezo y nada más. O algo que podamos adquirir.

Depende de lo que llevamos adentro para que este suceso de que Ella nos visita, se convierta en una experiencia que nos transforme, que nos afecte. Cuando uno ama verdaderamente a alguien, hace brotar lo mejor de lo que tiene en su corazón. Así es María con nosotros. Ella nos trae la paz de Dios”.

Raimondo acompañado de sus pares Ariel Acuña, José Francisco González, Juan Manuel Blanco y Ricardo Margaritti, acentuó la necesidad de salir de uno mismo, dejando de lado el desánimo y el pesimismo para encontrar el amor. “Nuestra Madre se cruza en nuestra historia una vez más. La podemos dejar pasar como un suceso ó podemos abrirle la puerta de nuestro corazón y decirle: te quiero. Entrá en mi historia y traé lo que llevás con vos. El amor verdadero que hace brotar lo mejor de nosotros. Lo que Ella hace con nosotros, lo debemos hacer con los demás.

Aprender a amar. Amar haciendo brotar lo mejor del otro. El que hace eso encontró la madurez, verdadera libertad, la felicidad que Jesús nos promete”, expresó.

Tras la bendición final se escucharon palabras de agradecimiento al primer mandatario comunal, al grupo Salamanca que acompañó con el cancionero de la misa criolla, y a todas las personas “que pusieron su tiempo para que esta fiesta resultara de ésta manera”.