Homenaje a Ruven Miño

- 3 de Agosto de 2015
Homenaje a Ruven Miño

La ciudad de Bella Vista rindió un profundo reconocimiento al músico Ruvén Miño al cumplirse 19 años de su partida. Familiares y gobierno municipal realizaron sendos homenajes con inauguración de obras públicas y por la noche un festival en la Casa de la Cultura; velada artística altamente emotiva

La comunidad bellavistense compartió una jornada con diferentes momentos relacionados con el 31 de Julio de 1996 cuando el acordeonista Ruven Miño dejó de existir físicamente para su paso a la gran galería de los notables del género chamamecero.

En horas de la tarde y a orillas del río Paraná, el intendente Chavez junto a sus colaboradores, familiares de Miño y amigos presenciaron un acto en el cual se dejaron inauguradas obras de mejoramiento en la Plazoleta de los Chamameceros. El lugar fue completamente refaccionado desde el piso, iluminación y distribución de espacios donde además se redescubrió el monumento restaurado que perpetúa la vida del “Maestro”.

Al referirse sobre los acontecimientos incluidos al programa oficial, el Intendente Municipal expresó “Estas obras que se van logrando con mucho esfuerzo lo que buscan es la revalorización de los espacios públicos; en este caso con un recuerdo válido hacia la figura de Ruvén Miño que resulta del apoyo de la familia que nos acompañó en todo este proceso.

Quiero agradecer al escultor autor de la obra que hoy vamos a redescubrir, Julio Mac Donald por acompañarnos en esta idea de recuperar aspectos profundos de nuestra cultura y hacer que la gente se apropie de estos espacios como lo es también nuestra Costanera, invitando a los vecinos y a todos quienes nos visiten a disfrutar de esta Bella Vista por la que vamos a seguir trabajando”, dijo.

Luego en la Casa de la Cultura “Pedro Mendoza” tuvo lugar un homenaje musical a sala repleta con un desfile de conjuntos chamameceros entre los estuvieron el Grupo San José, Ramón Barbona y su conjunto, Cesar Frette Trío y Sangre Paiubrera. Con una previa del Ballet Folclórico Municipal, la noche fue en alza tanto en lo musical como en lo emotivo, contagiando a todos el espíritu de amistad musiquera que prodigara en vida aquél hombre pequeño y silencioso al que los íntimos le decían “El Pato Miño”.

“Sin dudas fue una de las mejores noches en el historial de homenajes”. Frase confirmada a la postre por funcionarios comunales, miembros activos de la comunidad chamamecera, y rubricada por la familia del homenajeado que fue excepcionalmente protagonista de los detalles que habrían de conformar el programa oficial.