Inmensa devoción de Bella Vista a la patrona de la ciudad

- 18 de julio de 2016
Inmensa devoción de Bella Vista a la patrona de la ciudad

Como desde hace 189 años, la comunidad bellavistense rindió honores a la patrona de la ciudad, la Virgen del Carmen. Un marco de algarabía y solemnidad católica rodeó los festejos patronales de este 16 de julio que tuvieron en su jornada principal una gran caravana por la mañana y una multitudinaria procesión vespertina.

Las fiestas patronales de Bella Vista se realizaron con todo éxito beneficiadas por el clima de sol intenso y temperaturas moderadas. Desde muy temprano la comunidad de Nuestra Señora del Carmen se movilizó para poner en condiciones los servicios tanto como el esquema técnico y litúrgico que se desarrolló frente al templo sobre calle Buenos Aires. En los fondos del anexo parroquial un equipo preparó los desayunos para toda la feligresía que compartió las celebraciones matutinas y la posterior misa, seguida de la caravana por toda la ciudad.

Poco después de las 11 una larga caravana arrancó su paso desde Buenos Aires y Jorge Kloster para recorrer la mayoría de los barrios, apuntando en su primera etapa a los conglomerados del sur donde a su paso, los vecinos reverenciaban a “la Madre” con pañuelos, flores y cánticos; no obstante el ruidoso desplazamiento de los vehículos que seguían a la unidad de Bomberos Voluntario donde era portada la Patrona. En ese sector se sumaría la comunidad de la parroquia María Auxiliadora y minutos después haría lo propio la comunidad religiosa de la parroquia San José Obrero.

Este fue el espíritu que animó una vez más la caravana “cuya intención es la de que toda la comunidad bellavistense pueda celebrar como hermanos y en unidad bajo el manto protector del Virgen”, explicó uno de los coordinadores a través de los altoparlantes. Así seguiría el periplo hasta cumplir con el objetivo de que “la Virgen pase por el frente de las casas y que reciba el amor y el agradecimiento por sus bendiciones”.

Entrada la tarde y en la parte central de la Santa Misa Concelebrada, el párroco titular de Nuestra Señora del Carmen, presbítero Osvaldo Raimondo, en su homilía habló del eje litúrgico de los festejos 2016: la misericordia. “La misericordia diluye el mal de nuestra historia”, dijo el sacerdote para agregar luego “María es madre de la misericordia porque está con nosotros mostrándonos cómo es Dios.

Nuestra vida es una peregrinación, y en el trayecto están las grandezas y miserias de nuestros corazones. En ese camino, la misericordia no solo perdona y nos trae la paz, sino que nos regala, repito que nos regala: la felicidad que está en el Amor. Lo único que llena nuestro corazón es saber que Dios nos ama como somos; con nuestros defectos y virtudes.

Nos ama únicos e irrepetibles como somos. El amor de Dios es inconmovible y nadie nos ama así.

El solo nos pide una cosa: incluirle en nuestras vidas. Nosotros tenemos que incluirle e incluirnos porque amor con amor se paga. Y cuando descubrimos el amor de Dios, aparece el reposo que buscamos. Aparece la paz.

Que así sea”.

Numerosas muestras de devoción siguieron después de que el párroco diera su bendición final, no sin antes agradecer a todos los colaboradores, medios de comunicación, autoridades comunales, parroquias y vecinos por la cooperación para llevar adelante la fiesta de la Patrona de Bella Vista.